PASTORAL: Actividades y movimiento juvenil.

Los Educadores franciscanos del siglo XXI, viviendo nuestra vocación en pro de la educación de nuestros niños, adolescentes y jóvenes, nos presentamos como opción de futuro para incardinar nuestros valores de Paz y Bien en el seno de nuestra sociedad y con el anhelo de velar por la creación.

Hallamos nuestra inspiración en Francisco y Clara de Asís para trasmitir el Evangelio en nuestros Colegios. Fijándonos en sus vidas, podemos extraer lossiguientes principios:

• Una relación de confianza en Dios como Padre.

• Una vivencia del Evangelio a través del seguimiento de Jesucristo.

• Una experiencia de vida, compartida con libertad, y de manera preferencial, con los más necesitados.

• Una experiencia de Fraternidad con toda la creación que nos lleva a un compromiso con este mundo a través de la misión que Dios nos encomienda,    centrada en el anuncio alegre de la buena noticia de Jesucristo, en solidaridad con los más pobres y en el cuidado de la creación.

 

Como miembros de una plataforma pastoral franciscana como es un Colegio, reconocemos que tenemos una identidad propia, que afecta a nuestro estilo de desarrollar procesos de aprendizaje y acompañamiento. La Pedagogía franciscana encuentra sus fundamentos en:

 

• Considerar a toda persona digna del máximo de los respetos.

• Desarrollar el crecimiento integral de la persona en sus dimensiones social, laboral, intelectual y espiritual.

• Potenciar una relación fraterna hacia el respeto, la participación, el reconocimiento, la aceptación viviendo de la misericordia y para la misericordia.

• Propiciar la creatividad, la libertad y responsabilidad, para bien de la fraternidad universal.

• Valorar el trabajo y el esfuerzo que pasa por hacer de este mundo un espacio de encuentro, de reconciliación y de fiesta.

• Armonizar el sentido práctico y concreto de la realidad.

 

Nuestra razón de ser como Educadores franciscanos viene determinada por:

 

• Anunciar el Evangelio como respuesta a los interrogantes del ser humano en nuestro contexto cultural.

• Promover la formación integral de los alumnos de acuerdo con la concepción cristiana y franciscana de la persona, de la vida y del mundo, y prepararlos para participar en la transformación y mejora de lasociedad según los valores franciscanos.

• Proponer una síntesis entre fe, cultura y vida; favorecer la colaboración responsable y solidaria desde los valores que hacen que nuestra sociedad sea más humana y justa.

• Involucrar a todos los miembros de la comunidad educativa de modo que puedan encaminar sus esfuerzos en la consecución y vivencia de nuestro proyecto educativo.

 

No valdría de nada un Plan de pastoral educativa si sólo partiera de la situación personal de los destinatarios y del contexto social y religioso en que éstos se encuentran, necesitamos señalar la meta a las que queremos llegar, es decir, el perfil de salida del alumno que se forma y educa en un Colegio franciscano.Orientamos para que nuestros alumnos:

 

• Desarrollen todas las dimensiones de su persona. La Escuela franciscana pretende orientar la vida de sus alumnos hacia Dios para permitir poner en juego dichas dimensiones.

• Tengan como punto de referencia en su vida a Cristo y su Evangelio. De tal modo que este actúe como principio unificador de la estructura de la personalidad del alumno franciscano.

• Descubran la escuela como ese lugar donde se le ha proporcionado todo lo necesario para vivir la vida en plenitud y participar así en latransformación y mejora de la sociedad.

• Comprometan su vida desde la fraternidad y a través de la vivencia de los valores franciscanos.

• Vivan su fe dentro de la Iglesia y de la Familia Franciscana (Comunidades juveniles de fe, OFS…).

 

La acción pastoral en el Colegio, a través de sus múltiples iniciativas y actividades, potencia en su alumnado y en toda la comunidad educativa, las siguientes capacidades:

 

• Descubrir y dar sentido a la propia vida.

• Dar razón de la propia fe.

• Interiorizar el servicio a las personas.

• Potenciar la inteligencia emocional y la competencia espiritual.

• Vivir los valores del Evangelio.

• Comprometerse y participar como Iglesia en la transformación evangélica de la realidad.

 

Además, nuestro colegio ofrece a los niños, adolescentes y jóvenes el encuentro con Jesucristo vivo y su seguimiento en la Iglesia, al estilo de Francisco y Clara de Asís, con los Grupos Franciscanos de Fe según la etapa: Francesco (9-14 años), san Damián (14-18 años), Porciúncula (18-22 años) o Rieti (22-35 años) a través del itinerario “Paz y Bien” y participando en las actividades propuestas por el Equipo de Pastoral Juvenil Vocacional.